Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2014

Cuento: Lula y Hada Reflejo.

Imagen
LULA Y HADA REFLEJO Un cuento de Carmen Rosa Aguayo (Parte 1)

          Había una vez una niña que vivía en una casita del claro del bosque. Era alegre y divertida. Sus papás la querían mucho y la cuidaban muy bien. Un día que se estaba bañando en la poza del arroyo, se fijó en el sauce, que estaba dentro del mismo cauce. Vio un pajarito posado en una rama. Éste, saltó al viejo chopo, que estaba en la orilla y finalmente, voló hacia un olmo. Unas crías lo esperaban en el nido de aquel cálido árbol, un poco apartado. Lula, que así se llamaba la niña, salió de la poza, se calzó y se acercó al árbol. El nido estaba alto pero ella sabía trepar muy bien. Trepó, se asomó con mucho cuidado, para no molestar a las crías y ¡oh, sorpresa!, dentro del nido, ¡había un huevo de oro! -¡Cómo brilla! -exclamó. Lo cogió con cuidado y lo guardó en su bolsillo. Ya en su casa, buscó una cestita de mimbre, le puso un pañuelo suave y lo colocó bajo la lámpara. Sería su tesoro. No se lo diría a nadie. "…

Cuento: Lula y Hada Reflejo.

Imagen
Lula y Hada Reflejo (parte 2)Un cuento de Carmen Rosa




-¿Y tú cómo lo sabes? -Yo soy La Maga del Bosque. Los habitantes del bosque te queremos ayudar. El hada Reflejo será tu guía. Con ella descubrirás qué te ocurre. -¡Anda! -dijo el hada, -pero, ¡si yo no sé cómo hacerlo! Ahora, la Maga se dirigió a ésta: -Piensa en tu nombre y encontrarás la clave -dijo -igual que conocías tu nombre al nacer, conocerás en cada momento como ayudar a Lula, la niña de los sueños tristes. Y dicho esto, la Maga del Bosque se rodeó de un halo de luz y desapareció caminando por donde se perdía el río. Luego, una mariposa blanca revoloteó mientras soplaba un viento suave. Lula y Hada Reflejo regresaron contentas por aquella magia, pero preocupadas porque debían descifrar el secreto de los sueños tristes. -¡Ya lo tengo! -dijo Hada Reflejo -esta noche cuando te quedes dormida, te observaré muy de cerca y miraré tu sueño. -¡Vale! -dijo Lula -así sabremos de donde vienen y por qué son tristes mis sueños. Y así l…

Cuento: Lula y Hada Reflejo.

Imagen
Lula y Hada Feflejo.(Parte 3) Un cuento de Carmen Rosa





Y así fue, tras un rato de espera, una bola de luz apareció por el arroyo y se acercó a ellas. -¿A qué vienen esas voces? -dijo la maga. Lula y Hada le explicaron lo ocurrido con los duendes y le preguntaron si ella podría ayudarles. -Sí -contestó. -Decidle a los duendes que deben buscar en un lugar muy cercano, que está escondido y es luminoso. Allí encontrarán la respuesta a su pregunta. -¿Sabrán dónde se encuentran sus hijos si buscan en ese lugar? -preguntó Lula. -Sí. Así es -dijo la maga. -Y ¿dónde se encuentra ese lugar? -Eso deben averiguarlo ellos. Y dicho esto, la Maga de Bosque se retiró iluminando el sendero. Lula se quedó pensativa. -Un lugar cercano, escondido y luminoso... ¿Dónde estará ese lugar? Esa noche, la niña y el hada, transmitieron a los duendes el mensaje de la Maga. -No sé dónde puede estar ese lugar -dijo uno de ellos, tras escucharlas. -Tal vez junto a la chimenea, pues está cerca y tiene luz cuando ard…

Cuento: Lula y Hada Reflejo.

Imagen
Lula y Hada Reflejo. (Parte 4)


Carmen Rosa



Todos dieron un respiro y esperaron un poco más hasta estar seguros. Ahora, debían tener mucho cuidado. Decidieron pasar allí la noche. Pondrían vigilancia por turnos. Comieron algo de sus mochilas y se quedaron un largo rato en silencio. Era conveniente no llamar la atención. Iona, propuso repetir la experiencia del día anterior para saber algo más de los pequeños. Todos asintieron, se colocaron en círculo, en un lugar muy seguro del interior de la cueva y comenzaron a mirar la luz del corazón. De nuevo, comenzó a brillar en cada uno de ellos, una luz que se fue agrandando poco a poco. Luego todos los rayos se unificaron en el centro y apareció, de nuevo, un sol radiante. Al poco, la esfera se fue despejando y mostró otra imagen: los pájaros negros cogían a los niños duende y los trasladaban a otro lugar. Esta vez fue Iona, la duende más anciana del grupo, la que reconoció el nuevo escondite. -Sé donde están. -dijo- Yo nací en esa zona y con…

Cuento: Lula y Hada Reflejo

Imagen
Lula y Hada Reflejo.(Parte 5) Carmen Rosa




Se concentraron con atención, rechazaron los pensamientos negativos y poco a poco se fueron elevando. Tomaron altura para observar toda la zona. Y pronto divisaron las aves, no muy lejos de allí. Estaban posadas en unas grandes rocas y parecían dormir. Los duendes niños estaban agrupados en un claro rodeados de un círculo de piedras y también dormían. Hada Reflejo, que era muy rápida en su vuelo, se adelantó un poco, y retrocediendo luego, alzó la mano. Con un gesto hizo que le siguieran y descendieran en un claro del bosque. -¿Qué ocurre? -preguntaron varios.





-Son muchas aves. No podemos luchar contra tantas a la vez. Tal vez sea mejor esperar a que se marchen algunas. -Es cierto, son demasiadas para nosotros. -Atacaremos más tarde, cuando haya un número que podamos afrontar. -En algún momento levantarán el vuelo para ir a comer. Esperaremos escondidos y atacaremos, entonces, a las que queden con nuestros hijos.



Todos estuvieron de acuerdo. A…