Sobre mi

viernes, 7 de noviembre de 2014

Cuento: Lula y Hada Reflejo.

LULA Y HADA REFLEJO  
Un cuento de Carmen Rosa Aguayo (Parte 1)


          Había una vez una niña que vivía en una casita del claro del bosque. Era alegre y divertida. Sus papás la querían mucho y la cuidaban muy bien.
Un día que se estaba bañando en la poza del arroyo, se fijó en el sauce, que estaba dentro del mismo cauce. Vio un pajarito posado en una rama. Éste, saltó al viejo chopo, que estaba en la orilla y finalmente, voló hacia un olmo. Unas crías lo esperaban en el nido de aquel cálido árbol, un poco apartado. Lula, que así se llamaba la niña, salió de la poza, se calzó y se acercó al árbol. El nido estaba alto pero ella sabía trepar muy bien. Trepó, se asomó con mucho cuidado, para no molestar a las crías y ¡oh, sorpresa!, dentro del nido, ¡había un huevo de oro!
-¡Cómo brilla! -exclamó.
Lo cogió con cuidado y lo guardó en su bolsillo. Ya en su casa, buscó una cestita de mimbre, le puso un pañuelo suave y lo colocó bajo la lámpara. Sería su tesoro. No se lo diría a nadie. "Será mi secreto -se dijo -los mayores buscan, a veces, el valor de las cosas midiéndolas en monedas y este tesoro vale más que todas las monedas del mundo juntas".
Lo guardó muy bien y se quedó satisfecha. Cada día, Lula miraba con curiosidad su tesoro. “¡Qué bonito es!” se decía encantada.
Lo arropaba con el pañuelo y le daba calor con la lámpara. Luego, lo guardaba a buen recaudo. Así, pasaron los días y a la segunda semana, una mañana soleada, Lula notó cierto ruido que procedía de su cestita. Se acercó a mirar y vio que el huevo se movía levemente.
¡Oh! -se dijo asombrada -¡se mueve!
Se escuchaban unos golpes dentro del huevo, como de alguien queriendo salir.
-¿Será un pajarito de oro? -se preguntó Lula.
De pronto, el huevo comenzó a resquebrajarse. Alguien intentaba agrandarlo para romper aquella envoltura dorada. Al poco, vio un pico queriendo salir y detrás de él, unos ojos redondos y hermosos.
¡Vaya! -exclamó Lula asombrada.
Por fin toda la cáscara dorada se rompió dejando paso a una preciosa ave del paraíso.
Lula, no podía dejar de mirar. El pájaro estaba envuelto en un halo de luz blanca que resplandecía con intensidad. De pronto, el ave comenzó a transformarse y dentro de aquella esfera luminosa fue apareciendo lentamente una persona diminuta.
-¡Es una niña! -pensó Lula, -¡Que hermosa!
El ave se había transformado en una pequeña hada, un poco sorprendida.
-¡Hola! -dijo
-¡Hola! -dijo la niña -¿tú quien eres? -preguntó.
-Soy Hada Reflejo -dijo el hada.
-¡Vaya! Y ¿de dónde vienes?
-Del bosque -dijo.
-¡Ah! Sí... -dijo la niña, que recordó el nido del herrerillo del Olmo.
-¿Qué lugar es este? -preguntó el hada.
-Mi habitación -dijo Lula -estabas en el nido del herrerillo, junto al arroyo y...
-¡Ah! Sí, ya me parecía a mi que esto no es un árbol del bosque.
-¿Por qué estabas en ese nido?
-Posiblemente, debí caerme de más arriba, no sé, no importa, las hadas nacemos en cualquier lugar del bosque y muy cerquita de nuestra “protegida” -contestó Hada Reflejo.
-¿Qué significa “nuestra protegida”? -pregunto Lula.
-La niña que venimos a proteger, a estar con ella hasta que se pase su problema. -respondió el hada.
-¡Ah! Esa debo ser yo, pues, yo era la que estaba más cerca... Pero, ¿Cuál es el problema?
-¡Pues alguno que te debe estar rondando por la cabeza! ¡Tú sabrás! Yo vengo a ayudarte con él. -dijo el hada.
-Pero..., ¡si yo no tengo ningún problema!
-¡Vaya! Esto es más grave de lo que esperaba. Creo que he caído en un lugar equivocado.
-¡Anda! Pues debe ser que al coger el huevo, impedí que llegaras a tu protegida -dijo Lula, sintiéndose un poquito incómoda.
-Tal vez, puede ser...
-¿Y qué hacemos ahora?
-¡Buscarla! Hemos de saber cuanto antes a quien debo ayudar y proteger. Tal vez me necesite.
-Está bien. Te acompaño. ¿Por dónde empezamos?
-Preguntemos a los árboles del bosque, -dijo el hada -ellos sabrán decirnos.

Junto al arroyo, estaban el sauce, el chopo y el olmo. El sauce, dentro del agua, el chopo en la orilla y el olmo, un poquito más apartado. Los tres formaban un rincón muy especial junto a la poza.
Preguntaron al sauce, pero éste estaba tan entretenido con la corriente de agua que bañaba sus pies, que no sabía nada. Preguntaron al chopo que, igualmente, dijo que el sonido del viento en sus hojas nuevas, lo tenia embelesado y no había prestado atención. Finalmente, preguntaron al viejo olmo que,apartando sus ramas, les indicó el nido de los herrerillos.
-Ellos saben el secreto -dijo con voz grave y volvió a silenciar.
Los herrerillos iban y venían trayendo insectos al nido. Las crías piaban sin cesar. Los herrerillos, siempre dispuestos, las condujeron a un claro del bosque, donde el arroyo se remansaba. Allí, había una anciana vestida de blanco, con los cabellos también muy blancos y la cara muy luminosa.
La niña y el hada se acercaron a la anciana y le preguntaron si sabía el secreto de Hada Reflejo. Ella les contestó con dulzura.
-¡Claro!, pequeña. El hada Reflejo es tu protectora.
-¡Pero, si yo no tengo problemas! -dijo Lula.
-No tienes problemas porque no has mirado. Mira bien y te darás cuenta de que algo te ocurre. Hemos escuchado tu voz y también tu llanto en la noche, mientras dormías.
-¡Vaya! ¡Es cierto! -dijo la niña – A veces me despierto muy triste y asustada... Entonces, llamo a mi mamá, pero ella, no viene porque está muy cansada y no me oye...
Y añadió dirigiéndose a la anciana:
-¿Y tú cómo lo sabes?

Continuará...


No hay comentarios: